miércoles, 2 de mayo de 2012

EFECTIVIDAD DE LOS PROGRAMAS SOCIALES EN LA ALIMENTACION

El derecho a la alimentación se encuentra consagrado en nuestra Carta Magna, y para garantizarlo se instauran programas sociales en el país con el fin de tener en un estado de seguridad alimentaria a la población y poder controlar las principales consecuencias sobre la salud, derivadas de la insuficiencia de alimentos o su ingesta inadecuada.

De un análisis a las 32 entidades federativas sobre carencias alimenticias en función de dos programas sociales que tiene el Gobierno Federal como son Liconsa y Apoyo Alimentario se obtuvieron los siguientes resultados:

El CONEVAL (Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social) considera que el grado de inseguridad alimentaria se mide a partir de las experiencias de hambre en los hogares por falta de recursos, es decir, comieron menos de lo necesario, se quedaron sin comida, sintieron hambre pero no comieron, o sólo hicieron una comida o dejaron de comer durante todo el día.

Las entidades federativas con mayor carencia alimenticia son San Luis Potosí, Chiapas, Campeche, Estado de México, Tabasco y Guerrero; a nivel nacional la carencia por falta de alimentación se presentó en casi una cuarta parte de la población.


El programa social Liconsa tiene por objetivo producir, distribuir y vender leche fortificada a precios económicos a aquellos sectores de la población que no cuentan con un ingreso suficiente para cubrir el costo de una canasta básica de alimentos, contribuyendo al sano desarrollo físico y mental de las familias.

Aunque el Programa llega a todas las Entidades Federativas del Pais la relación entre personas que padecen pobreza alimentaria y el monto de beneficiarios no se ha logrado empatar/correlacionar adecuadamente, es decir el Distrito Federal, Baja California, Baja California Sur y el Estado de México son los estados donde el padrón de beneficiarios es superior al monto de personas en condición de pobreza alimentaria, por el contrario Tabasco, Veracruz, Puebla, Guerrero, Oaxaca y Chiapas la cobertura es menor en relación al número de beneficiarios que tienen pobreza alimentaria.



El otro programa social denominado Programa de Apoyo Alimentario consiste en acciones que mejoren la alimentación y nutrición de los hogares en situación de pobreza y que habitan en las localidades rurales marginadas del país. Este programa según el análisis del CONEVAL presenta las mismas características que el programa LICONSA, deficiencias en los beneficiarios.

La anemia y bajo peso son consecuencias directas de una alimentación insuficiente, que prevalece en niños y en recién nacidos. El mismo CONEVAL muestra un análisis de los casos de anemia de la población adolescente en un rango de edad entre 12 y 19 años  y de bajo peso en niños y recién nacidos , se calculó un subíndice a nivel estatal donde las entidades con mayores puntuaciones tienen menos vulnerabilidad y los estados con menor puntuación son los más vulnerables a causa de la incidencia de los casos de anemia y bajo peso.

En donde vemos que los Estados con mayor vulnerabilidad son los que por lógica reciben menos apoyo por parte de los dos Programas Sociales antes mencionados.



Otro punto que se analizó por parte del CONEVAL son el sobre peso y la obesidad que son provocadas por una alimentación inadecuada; que no corresponde a los requerimientos de la población donde los estados con sobre peso de niños ente 5 y 11 años de edad son:

  • Yucatán
  • Baja California, Baja California Sur
  • Distrito Federal
  • Aguas Calientes
  • Estado de México
  • Nayarit
  • Tamaulipas
  • Sonora
  • Campeche 
  • Sinaloa
Presentan las más graves condiciones de sobre peso. Y los Estados que Presentan bajos niveles de sobre preso son:

  • Oaxaca
  • San Luis Potosí
  • Zacatecas
  • Tlaxcala
  • Guanajuato
  • Querétaro
  • Mechoacán 
  • Puebla

Con esos indicadores CONEVAL evalúa el Estado que guarda la alimentación en cada Entidad Federativa como factor de desarrollo humano donde por consecuencia de la no aplicación correcta de los dos programas sociales antes descritos los mismos Estados presentan un grado menor al promedio nacional en lo que se refiere a acceso a la alimentación y la seguridad alimenticia.


No basta decir que los programas Sociales continuaran, es necesario que se les de el uso adecuado y uno de los sustentos de la Ley General de Contabilidad  Gubernamental es que la Clasificación por Tipo de Gasto y Funcional del mismo se debe realizar atendiendo a las necesidades de la población, así cuando exista una Evaluación al Desempeño analizando Matriz de Indicadores cumpla su función dichos programas y el Gasto en ellos sea ejercido cumpliendo metas no por ejercer el Gasto

PROYECCIONES FINANCIERAS PARA MUNICIPIOS CON MENOS DE 200,000 HABITANTES

De conformidad al artículo 18  de la Ley de Disciplina Financiera para Entidades Federativas y   Municipios,  en las iniciativas  de las Le...